LIBROS

En La Escuela de María

Yo te alabo Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla (Mt 11,25)

En “La Escuela de María” a lo largo de las páginas de éste librito, vamos recorriendo diversas escenas de la vida de Jesús, a partir de la visiones sobrenaturales que recibe un instrumento elegido por Nuestra Madre la Santísima Virgen. Estas visiones son narradas con sus propias expresiones y palabras, son relatadas por éste mismo instrumento, cuya narración es completada por una explicación de Nuestra Madre mediante locución directa de Ella. Todas estas manifestaciones sobrenaturales han sido sometidas a un atento y prudente discernimiento por parte del director espiritual del instrumento, sin eludir el consejo de los pastores autorizados de la Iglesia, llegando a la certeza moral de que tienen origen sobrenatural y en todo están conformes con la doctrina y la moral de la Iglesia Católica, y que su lectura y meditación puede ser de enorme provecho espiritual.

El Decreto de la Congregación para la Propagación de la Fe aprobado por S.S. Pablo VI en fecha 29 de diciembre de 1966 que abroga los cánones 1399 y 2318 del antiguo Código de Derecho Canónico, permite divulgar sin licencia expresa de la Autoridad Eclesiástica escritos tocantes a nuevas apariciones, revelaciones, visiones, profecías y milagros, con tal que se observe la Moral Cristiana general, por tanto sometemos el juicio definitivo de éstos escritos a la autoridad del Magisterio de la Iglesia, y los ponemos en el Corazón Inmaculado de María, para que a través de ésta Obra suya, sus hijos conozcan la infinita maravilla que es el Amor de Cristo.

PEQUEÑAS ESCENAS DE AMOR

Si no os hacéis semejantes a los niños no entrareis en el Reino de los Cielos (Mt 18,3)

Como sugiere el mismo título,  “Pequeñas escenas de Amor” es un “pequeño tesoro” concebido de forma especial para las “almas pequeñas:

María conservaba y meditaba todas estas cosas en su corazón (Lc 2,19)

Así pues, es Ella la Dueña y Directora de esta “Escuela de Virtud“; Ella es su Incomparable Maestra; Suyas son las lecciones y la sublime pedagogía, profundamente arraigada en la meditación del Evangelio, con que se nos educa en la perfecta virtud y en la santidad. Ella es la luz y el faro que nos guía a la contemplación de las “Pequeñas Escenas del Amor Divino”, contemplación genuinamente evangélica.

Estos escritos han sido sometidos a un atento y prudente discernimiento por parte del director espiritual del “instrumento”, sin eludir el consejo de los pastores autorizados de la Iglesia, llegando a la certeza moral de que tienen origen sobrenatural y en todo están conformes con la doctrina y la moral de la Iglesia Católica, y que su lectura y meditación puede ser de enorme provecho espiritual.

El Espíritu Santo no solo santifica y dirige al Pueblo de Dios mediante los sacramentos y ministerios y lo llena de virtudes, también reparte gracias especiales entre los fieles de cualquier estado o condición, y distribuye sus dones a cada uno según quiere ( 1 Corintios 12,11); con estos dones hace que estén preparados y dispuestos a asumir diversas tareas o ministerios que contribuyen a renovar y construir más y más la Iglesia según aquellas palabras: “a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común” (1Corintios 12,7). Estos carismas tanto los extraordinarios como los ordinarios y comunes hay que recibirlos con agradecimiento y alegría, pues son muy útiles y apropiados a las necesidades de la Iglesia (Vat II – C. D. Lumen Gentium C.2, 12).